Miguel Vidales | Carta Blanca. Alberto García-Alix
1249
post-template-default,single,single-post,postid-1249,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

La exaltación del Ser. Alberto García-Alix

En la 20 edición de Photoespaña le conceden a Alberto García-Alix la posibilidad de elegir para mostrarnos a través de seis exposiciones sus referencias y gustos,

entre autores para mi desconocidos, que han sido un descubrimiento y otros con una disposición potente nos describe bastante el universo del fotógrafo y sus andaduras

en los límites morales preconcebidos en nuestra sociedad.

Las exposiciones están en tres sedes, Círculo de Bellas Artes, CentroCentro y Museo del Romanticismo.

En este último en su coqueta e íntima sala de fácil acceso se dispone el autor Karlheinz Weinberger con «En un círculo de rebeldes».

En la misma descubres a un autor de mediados de los cincuenta en Suiza y una representación de jóvenes rebeldes contra lo establecido a través de una estética cinematográfica

muy a lo «Rebelde sin causa» donde además crecen modificando y añadiendo accesorios a sus vestimentas.

    

    

Descubrimos tipos subversivos donde se aferran a su masculinidad para poner en entredicho el límite de lo correcto.

En el Círculo de Bellas Artes tenemos otras tres exposiciones.

Pierre Moliner. Fue un hombre sin moralidad.

En la Sala Minerva, la mas pequeña pero donde la propuesta se hace mas intima con sillas para sentarse a contemplar las obras con tranquilidad y sosiego.

Se nos descubre una fotogría sexual, a veces grotesca con foto montajes abiertamente duros, para vanagloriar la libertad en la moralidad sexual del autor.

   

Es una sorpresa encontrar un autor que nos cuenta en unos tiempos tan alejados de nuestros días como siempre ha habido outsiders por encima de lo políticamente correcto.

Pasamos ahora a la Sala Goya con Paulo Nozolino y su «Loaded Shine» donde nos encontramos en un espacio  ambientalmente correctamente en una oscuridad acorde con las

imágenes.

A la entrada te topas con un muro con el título y autor de la exposición para después de franquear este nos tomamos con pocas imágenes de gran tamaño en blanco y negro

con gran contraste y con dificultad para interpretarlas pero que te obliga a zambullirte en ellas.

  

     

Aqui el autor nos describe el mundo, como el choque entre destrucción y experimentación lo acaba forjando.

Pasamos a la siguiente sala Picasso siendo la mas descarnada,  pasional y personal de todas las elecciones de García-Alix:

Corpus de Antoine DÁgata.

   

Una megainstalación donde no se representa sino mas se documenta, en palabras del autor la verdadera realidad de una forma pura sin artificios y sin ningún tipo

de embellecimiento, algo directo, crudo y excesivo, acercándose a la poesía y el arte como final de las mismas.

    

Se dispone una linea de imágenes con encuentros sexuales con las marcas del autor, desenfoques, movimientos, imágenes inconcretas y de todo lo que le rodea,

posturas, drogas, emociones, para exaltar y sublimarlas, todo esto mezclado con grandes textos, videos y reiteración de imágenes en grandes paneles.

           

En toda la linea expositiva recorre toda la carrera del autor destacan las imágenes finales realizadas en los últimos años donde se pierde frescura pero se gana en belleza

donde se aprecia un cuidado mayor por la toma de estas.

     

En la sede que queda, CentroCentro, se disponen las dos últimas exposiciones.

Pistas de Baile de Teresa Margolles. donde la autora nos describe la vida de trabajadoras del sexo de transgénero en Ciudad de Juárez (México).

La exposición la abre una intervención francamente potente y llena de fuerza de una  protagonista del trabajo en la sala.

Luego nos disponemos a unas copias de gran formato donde se han buscado antiguos clubs derruidos y se han colocada a las modelos en ellas donde

posan desafiantes y con orgullo para exaltar y dar visibilidad a la violencia contra ellas en esta conflictiva ciudad.

     

La muestra también incluye objetos de lugares donde se han cometido un crimen, dando una fuerza áspera y severa para remover conciencias.

La última exposición de la propuesta de Carta Blanca nos traslada a Hamburgo y su barrio rojo a través de

Cafe Lehmitz de Anders Petersen.

El ya m´tico trabajo de Petersen se nos representa a través de secuencias de varios personajes que frecuentaban el café, marineros, delincuentes, lesbianas, vagabundos, borrachos

demás clientela que frecuentaba el bar.

     

En las imágenes se aprecian almas a la deriva que se dejan llevar por el desenfreno, el vicio, sin pudor, personajes desinividos donde el autor es capaz de

haberse mezclado y ser uno mas para no crear situaciones sino captar momentos de una fuerza intensa y real.

El final de la exposición nos encontramos los contactos en grandes paneles de un acierto envolvente para analizar las series de fotografías

y su edición donde  queda un gran sabor de boca.

    

Esta es la propuesta de Alberto García-Alix donde se puede reconocer las referencias y preferencias de este autor, donde el sexo, la adiccion y la pasión son marcas

propias, toda una carta blanca dentro de esta edición de Photoespaña.

Miguel Vidales

No Comments

Post A Comment